1904

Llega a Zapallar la familia Morla Lynch, que trajo una nota humorística, artística y misteriosa a la vida del balneario. Su casa fue escenario de vivas representaciones teatrales, sesiones de espiritismo y fiestas donde se declamaba poesía y se competía en canciones, charadas y adivinanzas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado