es
       
   
 

CASAS HISTÓRICAS DE ZAPALLAR ABRIERON SUS PUERTA

 

Con cautivantes recorridos y descripciones la Municipalidad de Zapallar realizó visitas guiadas a dos de las principales casas de la Comuna, destacando el tour a la majestuosa casa consistorial de la alcaldía y a la tradicional mansión de la familia Ossandón.

Un viaje hacia la historia, ancestros y tradiciones disfrutaron los vecinos de Zapallar en el Día del Patrimonio. Así, majestuosas mansiones de comienzos del siglo pasado fueron admiradas por los vecinos, quienes sorprendidos pudieron palpar sus finas terminaciones –algunas talladas en madera  e importadas directamente desde Europa-, puertas y ventanas del desaparecido “Convento de las Carmelitas”, estatuas con piedras ornamentales e incluso bancos de mármol traídos directamente desde la Plaza de Lima durante la Guerra del Pacífico.

Al Día del Patrimonio, asistió el alcalde de la Ilustre Municipalidad de Zapallar, Gustavo Alessandri Bascuñán, concejales, vecinos, agrupaciones de clubes de adultos mayores y alumnos de los diferentes establecimientos educacionales de la comuna.  En la ocasión, la autoridad destacó la realización de esta actividad para conmemorar tan solemne efeméride: “Para mí es una gran satisfacción exhibir estos verdaderos iconos de la comuna y trasmitir algo más de cómo se gestaron. Hoy todos aprendimos un poco más de nuestra historia y tradiciones”.

En la actividad, la coordinadora de la Corporación de Cultura de la Ilustre Municipalidad de Zapallar, Carmen Gloria Salfate, realizó un completo recorrido a los asistentes, a quienes invitó a seguir interesándose por el patrimonio de la comuna: “Estamos trabajando por lograr una identidad familiar en la comuna y esta actividad sirve, no sólo para aprender de una casa en particular, sino también para indagar en cómo era la vida de sus primeros integrantes y su relación con el entorno”.

El “Día del Patrimonio Cultural” es una actividad anual, instaurada en Chile desde 1999 con el objetivo de permitir al público conocer y disfrutar del patrimonio histórico y arquitectónico nacional. Para Teresa Rodríguez Urrutia, vecina de la comuna desde hace casi medio siglo, participar de esta actividad, no fue algo indiferente: “En 1971 fue la primera vez que conocí la casa consistorial del municipio. Volver a visitarla, nuevamente y encontrando todo casi intacto, fue volver a mi juventud”.